4 claves para mejorar la aplicación espumas de poliuretano.

Las espumas de poliuretano son un material para rellenar y sellar huecos en puertas y ventanas, además de ser un aislante térmico y acústico. En algunas ocasiones podemos encontrarnos que el resultado no es el esperado y por ello  es importante entender qué salió mal.

A continuación se pueden  encontrar los inconvenientes más comunes y  la solución para obtener los resultados esperados:

1) La espuma no permanece en la junta. Verifique el ancho de la junta a llenar; con espuma de pistola, puede llenar juntas de hasta 80 mm y juntas de hasta 50 mm con aplicador manual de espuma. Si el ancho de la junta corresponde al estándar, los problemas pueden ser causados ​​por aire frío, es decir, el recipiente está demasiado frío o la temperatura en el lugar es demasiado baja. La mala adhesión también puede ser causada si la humedad del aire es demasiado alta que, entre otras cosas, también hace que la espuma se contraiga. Además, la espuma no permanece en la junta si las superficies están sucias, polvorientas o desiguales. Limpie las juntas antes de instalar la espuma.

2) La espuma no se solidifica. Este  problema puede ser causado por la humedad del aire insuficiente. Humedezca la superficie de la base antes de comenzar a trabajar, pero sea razonable, ya que la espuma no se adhiere a la superficie si está demasiado húmeda. Una de las razones puede ser que los componentes no se mezclaron correctamente. Agite el recipiente por lo menos 20 veces antes de usar la espuma. La espuma no se ajusta si la temperatura del entorno de trabajo está fuera del rango correcto.

3) Fuga del recipiente. El almacenamiento incorrecto, el daño mecánico y la corrosión en las salas húmedas de almacenamiento pueden crear agujeros en los recipientes. Los botes almacenados en unas condiciones inadecuadas también pueden explotar. Mantenga el bote lejos de los calentadores y la llama abierta.

4) La espuma no sale bien. Hay varias razones para eso: la temperatura es demasiado baja, el tiempo de almacenamiento de las espumas se ha excedido o la espuma se ha almacenado a una temperatura demasiado alta. Es importante revisar la caducidad del producto y su correcto almacenaje, así como vigilar que se almacena en una posición vertical y no horizontal.